jueves, diciembre 11, 2008

En torno al mal I: Orochimaru

Como ya comenté hace poco, me he vuelto una freak absoluta y estoy enganchada a un anime japonés que se llama Naruto. Bueno, en realidad la cosa ha pasado de ahí y ahora estoy leyendo el manga.
Hoy quiero compartir mis reflexiones sobre la maldad. La verdad, es un tema que me interesa bastante, mire usted, no sé por qué. Y al hilo de un personajillo de la serie me han surgido de la mollera ciertos pensamientos que ahora pongo por escrito.
En Naruto hay muchos malos malísimos, pero el primero de auténtica envergadura en hacer acto de presencia fue OROCHIMARU (a Zabuza no lo cuento).


Orochimaru es un cabrón con pintas que reproduce el mito del científico loco, del hombre que juega a ser dios, del individuo sin escrúpulos que maquina, manipula -genéticamente, si hace falta-, y utiliza al resto para conseguir su objetivo. ¿Y cuál es el objetivo? Acumular poder y, sobre todo, conocimiento; alcanzar la verdad detrás de la verdad. Como eso lleva tiempo, Orochimaru crea una técnica secreta que le permite traspasar su alma a otros cuerpos, escapando así de la muerte y ganándose, si no la eternidad, al menos una prórroga. El chaval cambia de cuerpo como una serpiente cambia de piel. De hecho, "Orochimaru" significa "la serpiente gigante" o "la gran serpiente". Ya sólo nos falta la manzana y tenemos el relato del Génesis. En muchas mitologías, la serpiente es símbolo de conocimiento y sabiduría. Pero el conocimiento, y en muchas ocasiones el ansia desmedida por él, se covierte en un veneno.
Lo que me gusta de este personaje es que no busca ningún beneficio económico con sus fechorías (secuestrar niños y experimentar con ellos; retorcer el alma de la gente; hacer creer a sus subordinados que él y su sueño son su auténtica razón para existir, empujándoles a dar la vida por él), no pretende dominar la naturaleza (meta a la que nos ha llevado el desarrollo científico y tecnológico en la actualidad) ni arrasar el planeta en su conjunto. Él sólo quiere saber qué hay detrás. De puro simple, este deseo es bello, humilde, nada indigno. Pero al convertirse en un fin que justifica todo medio, convierte al sujeto que lo porta en un mal bicho.
Sin llegar a estos extremos, y trasladando la búsqueda de la llave que abre los secretos de la Naturaleza a la búsqueda del cerrojo que abre el alma, Orochimaru me hace pensar en esos momentos de la vida en los que uno se empeña en llegar a la raíz (del dolor, de la soledad, de ese rasgo del carácter que hiere) perdiendo de vista el horizonte. La búsqueda se convierte en un sinsentido. De un tiempo a esta parte creo que esas cosas no se entienden, sino que se comprenden; que no se erradican, sino que se toleran; que no hay que combatirlas sino cuidarlas, como si fueran viejos compañeros.
Naruto

16 comentarios:

Sibyla dijo...

El mal o la maldad, desgraciadamente da para mucho...No he leído nunca nada de manga, mira por dónde me estoy enterando un poco de qué van esas historias y esos personajillos.

Veo que has puesto I parte, esperaremos a conocer más personajes...

Hasta entonce, un abrazo:)

Art.DM. dijo...

De estas actualizaciones se avisa!

La verdad es que le has dado un enfoque al personaje que no le había visto hasta ahora. No te spoilearé nada (no sé hasta donde has llegado), pero creo que podrían haberle dado mas jugo a su personaje, bastante más. Con una concepción como la tuya, tendría mucho más que decir en la serie.

Y enhorabuena por pasarte al manga. Tarde o temprano es inevitable y merece la pena =P

Sat Nam dijo...

Yo me enganché a Naruto (manga) hace siglos, cuando aún no salía por la tele el anime! (del que no he visto nada, dicho sea de paso :() Me quedé ya ni me acuerdo dónde, pero eso de esperar al siguiente tomo se me da fatal, así que si alguna vez la terminan, la retomaré xD
La de valores que aprendí leyendo el manga... Otro que me encanta, de un estilo totalmente diferente, Vagabond, pero 3/4 de lo mismo, ya volveré a ella xD.
Hacía tiempo que no te comentaba... un placer, besos :)

Mary Lovecraft dijo...

Con Naruto (anime) lo seguirás flipando muy mucho Estatuita, por la serie de personjes tan descriptivos cada cual de la naturaleza humana (sí sí, aunque sean dioses, o demonios, niños o ancianos, instructores o alumnos)...me da que la serie te dará para más de un post, viendo como eres de cuna filosófica y errabunda.

A mí el personaje de Orochimaru es uno de los pocos que de verdad me produjo Miedo. Así con mayúsculas y creo que es por tomar esa maldad de la que nos hablas en el sentido de toda la vida, en plan amenaza de la estabilidad psíquica propia.
Pero visto el enfoque que tú le das a ese concepto-entidad, pues...casi me veo algo liberada al respecto.
De verdad nunca lo enfoqué como lo hiciste tú...me diste que pensar.

Un beso preciosa, para cuando acabes con la serie, te puedo anotar algunas otras que de seguro te gustarán muy mucho.
Y es que el mundo no sabe lo que se pierde sin el anime-manga. Es toda una cultura.

Anónimo dijo...

Tiene muy buena pinta, desde el punto de vista psicológico se entiende. ¡A ver si has descubierto la "cognitio causarum"!
Diáfano

eL_TiTo_MaTi dijo...

jajaja estás enganchadísima, eso de haber mirado lo que significa el nombrecito delata un grado alto de frikedad! jajajja

todos los malos malísimos casi siempre persiguen lo mismo, pero viene a ser lo ansiamos todos no???

bueno, me piro, que se me quema la comida

Retrack dijo...

Hola yonki del manga. El mal es ausencia de bien verdad?? No, en realidad no, esmás bien al revés. Pero seguro que el malo mola más que el bueno, como en casi todas las pelis o series.
Adiós naruta

La estatua del jardín botánico dijo...

¡Hola a todos! ¿Os habéis dado cuenta del grado de fikeidad al que he llegado? Me siento muy orgullosa y feliz de poder contároslo. Muchas gracias por leerlo y comentar. Sé que esto es un poco raro, sobre todo para los que no conocéis la serie o sentís interés por estos temas. Otra vez: os estoy muy agradecida.
Por cierto, ArtDm: tranquilo, ya sé qué pasa. Ahora mismo, estoy siguiendo la pelea entre Jiraiya y Pein (ya sé cómo acaba) y también la invasión de Konoha. Kakashi me tiene muy preocupada: ¡por dios, que sólo esté inconsciente!

Zorro de Segovia dijo...

ja, ja. Me hacen gracia los "enganches" a series o aficiones. Todo el mundo lleva un friki en su interior, lo cuente o no. Lo excitante es cambiar de banda cada poco tiempo.

Respecto a tu análisis del malo malísimo y su búsqueda de lo básico ..., no me identifico. El pasado, el origen, las bases, son para mí tan "efímeras" como el rotulador de aquel chaval ...

RAÚL dijo...

cuánta miga en el manga, no? interesante disertación

klimtbalan dijo...

Yo no he escarbado más allá de la simple visión esporádica y casual de esos muñecos de gesto...violento? y ojos grandes, contrarios a los pequeños ojos orientales. Pero tu disertación filosófica de "norauto" es para leerla un par de veces y luego pensar...leerla la he leío, pero pensaarrrrrrrrrr...va a ser más dificil. Besos frikis?
Seguro que me puedes hacer una descripción de qué es ser friki o como se escriba eso, que está tan de moda en los institutos.Si??

La estatua del jardín botánico dijo...

Bufff. Me has puesto unos deberes dificilísimos, Klimtbalan. A ver. La palabra friki viene del inglés freak que significa monstruo. En principio, o al menos así lo entiendo yo, es una persona que tiene un culturón... de serie B, es decir, que tiene conocimientos muy profundos sobre literatura y cine de ciencia ficción: star wars, el señor de los anillos, manga, anime, juegos de rol... Es este sentido el que más me gusta. He conocido a varias personas que se ajustan perfectamente a esta definición y me ha encantado tener la suerte de toparme con ellas porque han extraído una gran sabiduría al reflexionar sobre este material tan extraño.
Ahora, el uso que se le da al término en los institutos ya es harina de otro costal. Friki sería cualquier persona a la que el resto considera rara por el motivo que fuera: no hacer lo que hace el resto, estudiar, ser educado, sobrepasar los límites del vandalismo llegando a niveles insospechados... Cómo ves, se mete en un mismo saco cualquier conducta que resulte disrruptiva, para bien, mal o regular.
Espero que esto te lo haya aclarado un poco. Por supuesto, estos no son significados académicos. Supongo que el sentido del término varía de unos lugares a otros y de unas personas a otras. Un beso.

Anónimo dijo...

¡Aaaaag! ¡Soy un friki!
Diáfano

klimtbalan dijo...

Muchísimas gracias por tu aclaración!!! Cierto que abarca un abanico amplio de "individuos", lo mismo al empollón que al macarra. Incluso hasta yo soy friki en la oficina, jajaja.
Estoy contigo en que la definición real es muy interesante, pero por estos lares es difícil quizá encontrar estos "especímenes"...
Se explica usted fetén. Eso lo imprimo para que lo lea mi adolescente Paula.
Besicooooos

Art.DM. dijo...

No, kakashi no está muerto. De un momento a otro se le va a tirar una babosa encima o algo así.

Método deductivo: ha tenido una "muerte" demasiado rápida y poco heroica para el papel que ha jugado en la serie (morir reventando con el ojo un misil para salvar a Gordi??).

Además, en un personaje demasiado jugoso, no pueden matarlo, no pueden...


no pueden...


no van a matarlooooo T_T

Anónimo dijo...

Me encanta la iniciativa del taller de comunicación creativa.
Felicidades!
Estoy tratando de localizarte y no sé qué pasa con tu móvil.
Guadalupe