domingo, febrero 27, 2011

The fall

   Yo pensaba que en una película, toda imagen debía estar al servicio del relato y que el relato debía ser verosímil, lógico, previsible a pesar de todo. Después de esto, ya no lo pienso.

    Y es que al ver esta película, premiada en el festival de cine fantástico y de terror de Sitges en 2007, me he acordado de lo bien que sienta que te cuenten un cuento y te narren mil imposibles gratuitos. Porque, ¿qué era la infancia sino ignorancia de la necesidad?
El rincón Diáfano